<
>
2017 Gold Cup, Semifinales
  • Kemar Lawrence (88')

Ante Jamaica, le sale al Tri sangre de horchata y es eliminado

play
México es eliminado de la Copa Oro (0:54)

Michael Lawrence anotó el gol de la victoria para Jamaica. (0:54)

Rafael Ramos Villagrana

PASADENA -- Jamaica es finalista. Lo lamenta Estados Unidos, lo lamenta la Concacaf, pero principalmente lo lamenta la selección mexicana.

Un golazo de Lawrence al minuto 88, en estupendo cobro, al que Jesús Corona le vuelve a aplicar la quietud de la estatua del miedo, marca la diferencia.

De nuevo, México tuvo la posesión de la pelota, por momentos manejó el partido, pero el juego viril, inteligente, sacrificado, combativo de Jamaica, encontró la recompensa del 1-0.

Al final se escucharon de nuevo los gritos de 'Fuera Osorio, fuera Osorio, fuera Osorio'; fueron la escolta ácida, vergonzosa de los seleccionados mexicanos que abandonaron con la cabeza gancha el Rose Bowl de Pasadena, que tuvo una entrada oficial de 42 mil 393 aficionados, aunque entre boletos regalados, debieron ser cerca de 60 mil.

EL MURO... ES JAMAIQUINO

Juan Carlos Osorio quiso sacar juventud de su único venturoso pasado: 3-1-3-3, como ante Uruguay. La ganzúa contra Jamaica.

La propuesta parecía funcionar. Ayudaba a ello el rival. Le entregó la cancha, el balón, la tribuna y hasta el árbitro que le perdonaría una roja al 'Cubo' Torres.

Los jamaiquinos se acomodaron atrás. Dos aduanas de cuatro sabuesos infatigables, estoicos, circenses... y efectivos. Y cuando el grupo de choque temblaba, saltaba el arquero y capitán.

Andre Blake era el último bastión: tres remates a quemarropa, y el saltimbanqui se encargó de anular los disparos que se petrificaron en pujidos en los cerca de 43 mil aficionados que se ilusionaban con el gol.

México intentó con paredes cortas, relevos, acercamientos individuales, por el centro y por los carriles interiores, pero se equivocaban en el último ataque, o eran asaltados por los atentos y veloces adversarios.

Mientras Jamaica apenas consiguió dos advertencias contra el arco mexicano, el Tri se hartó de entregar balones a su adversario por el centro e intentó por los costados. Fue peor. Llegaba a fondo con tanta frecuencia y con centro tan obvios, precipitados, inocentes y fallidos, que eran desterrados por la zaga o controlados por el arquero.

Jamaica sufría, se angustiaba, pero sin llegar a un colapso nervioso, bajo entendido que había elegido dejarle el desgaste absoluto a los mexicanos.

El 0-0, soso, aburrido, reflejo de la falta de creatividad, fue el justo veredicto para el primer tiempo.

KAPUTT...

Con la amonestación a cuestas, y el reflejo de su incapacidad para rematar, pelear y darle seguimiento a jugadas de los compañeros, el 'Cubo' Torres se fue de la cancha en beneficio de Ángel Sepúlveda.

En el forcejeo, con superioridad de Jamaica por momentos, la mejor opción para México llega al minuto 64. Gallardo cobra, pero de nuevo el Capitán Blake mantiene a flote la nave caribeña. El 0-0 se convertía, por entonces, en pesadilla que anunciaba penaltis.

En una falta innecesaria, al minuto 88, finalmente llega la oportunidad esperada por Jamaica. Lawrence se toma su tiempo. Parece medir hasta la velocidad del viento. Y su disparo es una joya, que le queda como anillo al dedo a la indecisión para lanzarse de Jesús Corona. 1-0. Jamaica finalista ante Estados Unidos.

Se registra además, la peor entrada de un partido oficial en la selección mexicana en la historia de sus presentaciones en el Rose Bowl de Pasadena.

Noticias - Gold Cup